Fibromialgia y el Factor de Transferencia

¿Qué es la Fibromialgia?


La palabra fibromialgia (FM) significa dolor en los músculos y en el tejido fibroso (ligamentos y tendones). La fibromialgia se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos específicos (puntos dolorosos). Este dolor se parece al originado en las articulaciones, pero no es una enfermedad articular.

La fibromialgia es frecuente, la padece entre el 2% al 6% de la población, sobre todo mujeres. Puede presentarse como única alteración (fibromialgia primaria) o asociada a otras enfermedades (fibromialgia concomitante).

Se dice que se presente en su mayoría en mujeres de 30 a 50 años de edad. Algunos especialistas la asocian con problemas emocionales del paciente.


Los principales síntomas de la Fibromialgia son:

· Dolor en ciertos puntos del cuerpo, en su mayoría articulaciones

· Cansancio

· Ansiedad y depresión

· Problemas de memoria

· Rigidez generalizada sobre todo al levantarse

· Cambios en el estado de ánimo

· Problemas del sueño

· Problemas digestivos

· Dolor de cabeza

En términos generales podemos decir que la fibromialgia consiste en una anomalía en la percepción del dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son. Además de dolor, la fibromialgia puede ocasionar rigidez generalizada, sobre todo al levantarse por las mañanas, y sensación de inflamación mal delimitada en manos y pies. También pueden notarse hormigueos poco definidos que afectan de forma difusa sobre todo a las manos.

La persona que busca la ayuda del médico suele decir “me duele todo”, pero otras veces es referido como quemazón, molestia o desazón. Con frecuencia el dolor varía en relación con la hora del día, el nivel de actividad, los cambios climáticos, la falta de sueño o el estrés.

Además del dolor, la fibromialgia ocasiona muchos otros síntomas: el 90% de los pacientes tienen cansancio, el 70-80% trastornos del sueño y hasta un 25% ansiedad o depresión. También son muy frecuentes síntomas como mala tolerancia al esfuerzo, sensación de rigidez generalizada (sobre todo al levantarse por las mañanas), sensación de inflamación mal delimitada en manos y pies, hormigueos que afectan de forma difusa sobre a las manos, jaquecas, dolores en la menstruación, colon irritable, sequedad en la boca y los ojos.


Fibromialgia y el Factor de Transferencia

Debido a que la raíz del padecimiento puede ser autoinmune, es decir que se origina por un problema en el Sistema Inmunológico, el Factor de Transferencia es un excelente aliado para ayudar a las personas con este padecimiento, adicionalmente al tratamiento convencional que mencione el médico tratante. Con el uso del Factor de Transferencia en un determinado tiempo puede ayudar a bajar la dosis de analgésicos, antiinflamatorios o antidepresivos que pueden ocasionar un problema en el riñón, si no se controla bien o se hace uso excesivo.

Lo que hace el Factor de Transferencia es ayudar a que el Sistema Inmunológico trabaje correctamente, regula el organismo y nosotros mismos podamos regularizar lo que está mal en nuestro cuerpo y defendernos. Por esta razón, el Factor de Transferencia puede ser excelente.



Entradas destacadas